No hay fronteras para el emprendimiento innovador

Por Macarena Sáez, gerente de Austral Incuba.

Para los emprendedores chilenos, el límite es el mundo. Un ejemplo de ello lo vimos hace unas semanas con la startup nacional de alimentos vegetales The Not Company (NotCo), que recaudó US$30 millones en una rueda de financiamiento que tuvo al mismísimo Jeff Bezos –fundador y presidente de Amazon- entre sus inversores. Este logro, sumado al anuncio del pronto inicio de ventas en Brasil, fue noticia en diversos países y en Chile sirvió para recordar el poder y el alcance que pueden tener las buenas ideas, que no reconocen fronteras.

Este caso reciente confirma que para las empresas emergentes, y que han hecho una fuerte apuesta por la innovación, internacionalizarse no es una tendencia, sino que derechamente una necesidad. El mercado chileno es pequeño, por tanto, una buena forma de rentabilizar innovaciones tecnológicas -que demandan alta inversión en investigación y desarrollo- es mirar y avanzar hacia otras latitudes, pensando y actuando globalmente con el fin de conseguir una comercialización más amplia.

Por otro lado, el desarrollo y la maduración del ecosistema  a nivel nacional ha hecho surgir un perfil de emprendedores mejor preparados y con necesidades más sofisticadas, que exigen ponernos a la altura a quienes participamos como actores de dicho entorno.

Aspectos como los antes mencionados hacen inevitable emprender el vuelo, sobre todo cuando el mercado de capital Angel en Chile aún es insuficiente, dado que no existe una cultura de invertir en etapas verdaderamente tempranas, donde se enfrenta un riesgo altísimo.

No obstante, éste es aún un proceso en ciernes. Según el reporte Global Entrepreneurship Monitor 2018-2019 (GEM), América Latina y el Caribe es la región con menores tasas de internacionalización en el mundo, considerando como “internacionales” a los emprendedores que registran al menos el 25% de sus ventas en mercados extranjeros. Bajo este criterio, GEM solo destaca a Puerto Rico, donde la mayor parte de su comercio está dirigido a Estados Unidos. Sin embargo, si hablamos de innovación, el estudio sitúa a los emprendedores de Chile y Luxemburgo a la cabeza del listado (48%), lo que permite proyectar que la internacionalización de emprendimientos locales debería seguir al alza hacia el futuro y marcar números mucho más significativos.

En este escenario, iniciativas como el Global Accelerator Program – Chile (GAP Chile) -fruto de la alianza entre la aceleradora global Velocity TX, de la Texas Research & Tech Foundation de EE.UU., y Austral Incuba, incubadora de negocios de la Universidad Austral (UACh), apoyada por Corfo- creemos que pueden jugar un papel muy relevante. Esto, considerando que entran a cubrir una etapa post-incubación que requiere y exige visión y acción internacional.

GAP Chile seleccionará cada año cuatro empresas emergentes innovadoras y de alto impacto, en los sectores de energía y cleantech, alimentos (agroindustria y acuícola), ciencia y salud. Ellas podrán ser parte de un programa de aceleración comercial de tres meses en Estados Unidos, que les permitirá acceder a redes de valor estratégicas en dicho país.

Esperamos que este potente programa sea un apoyo para la tan necesaria internacionalización, que ya ha dejado de ser un proceso tradicional de exportación, colocándonos ahora el desafío de que estas startups puedan mantener su vínculo con Chile y sigan agregando valor al país, desde afuera.

La convocatoria para postular estará abierta hasta el próximo 19 de abril, a través de la siguiente dirección web: http://www.australincuba.cl/global-accelerator-program-chile/