Emprendedores de Austral Incuba superaron los $3 mil millones en ventas durante 2017

Cifra corresponde a lo generado por el portafolio activo de la incubadora y es superior al monto alcanzado en 2016.

Un total de $3.171.905.478 (US$5.376.111) en ventas registraron durante 2017 los emprendimientos de Austral Incuba, incubadora de negocios de la Universidad Austral de Chile (UACh), cofinanciada por Corfo.

El monto corresponde a las ventas de las empresas que formaron parte del portafolio vigente de la incubadora durante el año 2017 y de las empresas egresadas del programa y que aún reportan indicadores de impacto.

El año pasado, además, Austral Incuba fue destacada por Corfo por tener la segunda más alta valorización de los cinco mejores emprendimientos de su portafolio, ubicándose en primer lugar dentro de las incubadoras de regiones. En específico, las cinco empresas de Austral Incuba que informaron para el reporte de Corfo sumaron 26.2 millones de dólares en valorización.

“Construir economía del conocimiento y con alto valor agregado”

Al cierre del año, las 44 empresas que conformaron la cartera activa y con transacciones permanentes, se desglosaban en siete Capital Semilla, un Prototipo de Innovación Empresarial (PIE), dieciocho correspondientes al Programa Regional de Apoyo al Emprendimiento (PRAE) y otros dieciocho del Subsidio Semilla de Asignación Flexible (SSAF).

Así lo detalló Macarena Sáez, gerente de Austral Incuba, quien indicó que la cifra fue mayor a la alcanzada en 2016, cuando se totalizaron $2.950.172.

“A pesar de que aun nos faltan datos por recabar, agradecemos y valoramos los logros que han tenido nuestros incubados durante 2017 y este año esperamos poder seguir contribuyendo, desde el sur de Chile, al desarrollo del país y de sus emprendedores, para así construir una economía del conocimiento y con alto valor agregado”, señaló la directiva.

Adiós a las agujas y a la espera: GT2K lleva el laboratorio a un dispositivo que diagnostica la diabetes con una gota de saliva

Jóvenes ingenieros chilenos desarrollaron innovadora solución similar a un kit de embarazo que ya despierta el interés fuera del país.

Según estimaciones, un 10% de la población mundial sufre de fobia a las agujas. Esto, sumado al tiempo que demanda la realización de exámenes de sangre, conforma un obstáculo concreto para la detección y el control de algunas enfermedades de alto crecimiento, como la diabetes.

Un grupo de jóvenes ingenieros chilenos decidió innovar para revertir esta situación y ayudar a la pesquisa fácil y rápida de esta afección, particularmente la de tipo Mellitus II, que afecta a más de 400 millones de personas en el mundo y podría llegar a 577 millones para el 2040.

El resultado fue GT2K, proyecto incubado por Austral Incuba, incubadora de negocios de la Universidad Austral, apoyada por Corfo.

No se trata de un medicamento para tratar el miedo a los pinchazos, sino de un innovador test desechable que utiliza saliva para detectar la enfermedad. Esto, midiendo la presencia de HbA1c (Hemoglobina Glicosilada), un indicador que refleja el promedio de los niveles de glucosa de los últimos meses y que no requiere de ayuna previa para el examen.

Diego Álvarez, CFO de Daeki, empresa creadora del GT2K, explica que el proyecto comenzó a fines de 2016, con un equipo formado junto a Amanda Céspedes (CEO), Camilo Berríos (COO) y Vicente Herrera (CTO), quienes se conocen desde hace 18 años y cuentan con diversas especializaciones: biotecnología, computación, diseño e innovación.

Según explica Álvarez, si bien existen otros exámenes para la detección de DMII con saliva, GT2K es el único que no se realiza en un laboratorio. “Nuestro producto ofrece una manera simple de detectar la enfermedad utilizando un kit similar a un test de embarazo. Basta colocar una muestra de saliva y luego de 5 minutos una banda de color indica si hay o no riesgo de padecer DMII”, comenta.

“Lo que nos mueve es poder entregar una herramienta no invasiva que esté al alcance de todos para una detección y tratamiento temprano de la enfermedad y así prevenir sus consecuencias”, agrega.

Actualmente Daeki se encuentra en Londres por una inversión de parte de la aceleradora SOSV, que valorizó la compañía en 1.2 millones de dólares. Paralelamente, el equipo está realizando pruebas con el producto para reducir el costo y optimizar su funcionamiento y sostienen conversaciones con diversas empresas interesadas en el producto para posibles alianzas o inversiones. Asimismo, ya están tramitando la patente del test a nivel nacional y apuntan a iniciar el proceso de solicitud internacional a mediados de año.

“Existe un gran potencial de internacionalización ya que hay bastante interés de parte del mercado global, lo que ha sido demostrado por la reciente inversión de SOSV y los contactos con distintos grupos de inversión y empresas a las que nuestro producto les beneficiaría enormemente, esto debido a que además de facilitar el diagnóstico de la enfermedad promueve el uso de servicios o medicamentos para el tratamiento de la misma”, puntualiza Diego Álvarez.

n3

n2

Elite Genomics y la revolución de la hípica que tuvo su largada en un laboratorio

En tan solo un año, empresa chilena de análisis genético de caballos de carrera alcanza el 20% del mercado nacional, se mueve en los mejores haras de Sudamérica y aterrizará en Estados Unidos, Perú y Uruguay.

Caballos, genética e inteligencia artificial. Éstos son los tres estandartes de la revolución que está viviendo la hípica y que tiene su origen en Chile, de la mano de la empresa biotecnológica Elite Genomics, incubada por Austral Incuba, incubadora de negocios de la Universidad Austral (UACh) apoyada por Corfo.

Durante su primer año de operaciones, Elite Genomics ha llegado a atender a cerca del 20% del mercado de los caballos de carrera a nivel nacional y ya trabaja en Argentina con dos de los principales haras de Sudamérica: Vacación y Firmamento. Muy pronto, además, realizará análisis de potros en Estados Unidos –a través de un cliente- y espera cerrar 2018 entregando sus servicios también en Uruguay y Perú.

Pero, ¿cuál es el secreto de este tranco imbatible?
La respuesta: pura ciencia e innovación.

“A través de la genética y la inteligencia artificial hemos podido desarrollar una base de datos donde tenemos analizados todos los padrillos reproductores de Chile, entonces el cliente puede llegar con su propia yegua a la que le hacemos una extracción de sangre y según el resultado la enviamos con el padrillo más indicado para ella”, explica Nicolás Prat, gerente general de la compañía. “Con este procedimiento- agrega- podemos asegurar que la cría que tenga sea de alto rendimiento. Al mismo tiempo, también podemos analizar a los potrillos antes de que corran y lograr saber cuál es el tipo de distancia ideal para ellos, sacando así el máximo rendimiento según su carga genética”.

Estos servicios, a los que se suma el análisis para la selección de reproductores en base a caballos que fueron buenos corredores, se conjugan con una altísima efectividad, lo que tiene a Elite Genomics en la vanguardia mundial del análisis genético de caballos de carrera.

“Nuestra gran gracia es que en base a los genes que analizamos hemos sido los mejores intepretadores de su rendimiento a nivel mundial, es decir, hemos podido interpretar los genes que mejor se relacionan con el rendimiento de los caballos de carrera, a diferencia de muchas otras empresas que han trabajado con  genética pero no han sabido alcanzar la exactitud de nuestros números, con lo que claramente nos ponemos en el centro de esta revolución”, concluye Prat.

n2

n3

n4

N1